domingo, 28 de febrero de 2010

Aquella tarde no era normal. Los pájaros lloraban, los girasoles estaban decaídos, a pesar de aquel brillante sol en mitad de un cielo azul cristalino. Él, en el porche de su majestuosa casa, miraba hacia ningún sitio intentando averiguar el porqué de toda aquella tristeza en esa calle.
De repente, una sombra se acercaba a dar la vuelta a la esquina, mientras él, impaciente, esperaba a ver que era, era un barrio tan aburrido y solitario...¿Quién podría ser?, se preguntaba una y otra vez, hasta que de repente, una despampanante mujer apareció en su calle, una melena casi perfecta, morena, unos ojos azules expectaculares, un cuerpo de escándalo, y esos labios pidiendo a gritos un beso, un beso de la boca de ese hombre que, a partir de esa tarde, jamás volvió a ser el hombre aburrido del porche.

sábado, 20 de febrero de 2010

A mí solían decirme que los amigos eran lo mejor que había en la Tierra, que sin los amigos de verdad no se podía vivir...

sábado, 13 de febrero de 2010

Esencial

Una vez me dijeron que diez cosas me llevaría a una isla desierta, si, ¡Diez!. Yo pensé que solo se pedían tres, y aún así me sobraban dos. Y esque siempre que me preguntaban tres cosas, la respuesta más o menos era la misma: "Solo me llevaria una, y tiene nombre y apellidos".
La gente se extrañaba, se quedaba flipando, ¿Cómo me iba a llevar solo una cosa a una isla desierta? ¡Qué tontería!...Pues no, esa "cosa" que me llevaría a una Isla desierta, se llama Eira Rivas de la Gala, ¿A qué mola el Nombre? A mi me gusta, al menos.
Ahora con esta pregunta de que diez cosas me llevaría a una Isla, me planteé muchas cosas, a saber que te puedes llevar a una Isla, ¿Verdad?. Pues bien, convencido contesté; -"Pues mira, me llevaría una sola cosa, me llevaría a la amiga más especial que tuve nunca, a la amiga perfecta, a la chica perfecta, me la llevaría a ella, a Eira Rivas de la Gala, y si me obligais a llevarme cuatro objetos para mí, y otros cinco para ella, y aunque te sorprenda esta respuesta, es así".-
Todos me miraban extrañados tras escuchar tan extraña respuesta, quizá sea una respuesta rara, extraña, pero quien me conozca a mi, y sobretodo quien la conozca a ella, sabrá el porque de esa respuesta.
Es mi tonta, y ahora estoy seguro, si algún día me proponen dar mi vida por salvar la suya, lo haría, no, no es coña. Sí joder, es genial, es fantástica ¿Vale? Fantástica!

La quiero, la quiero, la quiero, y es la mejor amiga que se puede tener en el Mundo Mundial, hasta cuando no hablas con ella.