sábado, 9 de octubre de 2010

Los rizos...no están nada mal

De hecho, si os soy sincero, nunca pensé que ella fuese a entrar así en mi vida. Me esperaba algo romántico, algo bonito, algo que, sin ser empalagoso..no sé, me llenase un poco...¡un poco solo! Pero me gusta, me gusta mucho. Pelo alborotadito, no muy alta para ser sincero, un cuerpo diez y una carita más que suficiente. Quizá lo peor sea que después de tanto y tanto tiempo, aún no haya entrado en mi vida y eso, aunque apetece ocultarlo, duele.
No es la mejor del Mundo, probablemente ni siquiera sea la mejor del barrio, pero cada vez que me dirige una mirada, aunque sea de la forma más indirecta posible, me hace sentir vivo, contento, eufórico, no se, especial.
Y a modo de anécdota siempre podría contaros mil batallitas de por que, de quien, y como me enamoré, pero me parece una tontería dejar de hablar de ella.
La quiero, la amo, la añoro, la extraño mucho cuando no está, la necesito cerca si la veo lejos, si esta cerca...necesito que me toque. Y esté cerca, en Madrid, En la China o en Japón, SIEMPRE, y si digo siempre, digo siempre, siento la necesidad de besarla. Besarla fuerte, con ganas, con sentimiento, apartándonos del Mundo cual cohete cuando zarpa hacia el espacio, un beso tras otro, en la boca, en el cuello, en la mejilla, olerla el pelo, tocarle esa suave piel.
Es más, a veces la siento, la siento muy cerca, pero pronto desaparece de mi mente.
Algún día, esto dejará de ser imaginación, y juro que la tendré, lo juro.

jueves, 8 de julio de 2010

Una llamada, una vida~

Despues de tanto tiempo, de tantas horas, de tantos meses, él seguía tranquilo, sin pensar mucho en ella. De pronto el telefono suena...su vida cambia:
-¿Sí?
-Soy yo
-¿Que quieres ahora?
-Necesito hablar, cuánto antes..por favor.
-Está bien, habla.
-Te necesito, estoy cansada de intentar vivir sin lo único que me importa en la vida, de rayarme la cabeza todos los días pensando cuándo vas a aparecer, cuándo me vas a llamar..y nunca lo haces. Llevo meses llorando por tí y tu sigues con tu vida normal, tan pasota. No es justo que esté llorando cuándo ambos sabemos que tú sientes esa...cosa por mí. Te necesito y..
-Para. Te quiero

sábado, 24 de abril de 2010

La más bonita historia de amor..

Él, tan frío y pasota. Ella, tan atrevida, tan fugaz, tan enamorada. Él, cansado de una vida tan monótona, tan aburrida. Ella, deseando vivir aún más una vida ya demasiado movidita. Él, sin nada en que fijarse, sin nadie que le llene el ventrículo izquierdo, sin nada que le saque esa sonrisa que tanto necesita. Ella, que solo vive para él.
Lentamente, ese día todo cambio, la señorita más dulce y más cariñosa del Mundo, enamorada del tío más aburrido, soso y amargado de toda la ciudad. Rápidamente todo cambió en la vida de ella. Se llevaban bien, simples vecinos..-¡Quien le iba a decir a ese hombre amargado que la señorita más dulce del Mundo se había enamorado de él!- Pero se enteró, aunque la señorita aún intenta saber como sucedió, se enteró.
Cada día la vida del señor seguía su curso hasta ese día, el mejor día de su vida, el día en que descubrió tal noticia, el loco amor de la princesa de la ciudad hacia él.
El señor que tantas y tantas críticas recibía del vecindario por soso, por no hablar con nadie, por antipático, por mala persona, el chico que tenía enamorada a la más bella princesa del Mundo, estaba llamando a la puerta de ésta, pero nadie contestaba.
El hombre fue al día siguiente, y al siguiente, y al otro también! Pero ahí no quedaba nadie, -¿Que había sido de la bella princesa?-. Nadie lo supo hasta que, meses más tarde, él recibió una carta, una carta de la que nadie supo nunca absolutamente nada, solamente ellos dos, locos enamorados.

domingo, 11 de abril de 2010

Solo por un beso~

Apretó sus labios fuerte sobre los de la bella princesa, la cuál no podía ser más perfecta. Rápido se dieron cuenta de que aquel no era un beso normal, aquel beso portaba toda la magia, toda la pasión que reunían todos los anteriores. Ella le tomó la mano,y, con un simple adios se despidió, pero ambos sabían que ese día, ese momento, ese segundo...había cambiado sus vidas por completo.

viernes, 2 de abril de 2010

Linea por linea, calle por calle.

Golpéame con todo lo que tengas, lo más fuerte que puedas, por aquí estamos acostumbrados a los problemas, es más, si pasa un dia sin un cabrón que te marea
es como entrar en hacienda y que te sonrian...¡te mosquea!

domingo, 14 de marzo de 2010

Fueron meses de espera, de tristeza, de pena. Eusebio no era el mismo sin Lucía, a pesar de caminar por la vida con sus aires rechulones, con la mirada bien alta...riendose de todo, de todos. Era un pobre hombre, si, un pobre hombre. Por el día Eusebio era el más descarado con cualquier mujer con un buen tipín, cualquiera que enseñase un poco de carne, y si lucía estaba delante, aún más. Feliz por cualquier sitio.
-"¿Las ocho de la mañana? ¡Nos queda un día entero por delante!"-.
Pero Eusebio sabía de sobra que, la verdad de su vida era otra, que su vida estaba arruinada sin esa chica que, poquito a poquito, cachito a cachito, le hacía feliz, le hacia volar, soñar, sentir.
Han pasado muchos dias, varios meses. Eusebio no es el mismo, las noches de Eusebio son frias, tristes, raras. No llora ni ríe...no siente.

domingo, 28 de febrero de 2010

Aquella tarde no era normal. Los pájaros lloraban, los girasoles estaban decaídos, a pesar de aquel brillante sol en mitad de un cielo azul cristalino. Él, en el porche de su majestuosa casa, miraba hacia ningún sitio intentando averiguar el porqué de toda aquella tristeza en esa calle.
De repente, una sombra se acercaba a dar la vuelta a la esquina, mientras él, impaciente, esperaba a ver que era, era un barrio tan aburrido y solitario...¿Quién podría ser?, se preguntaba una y otra vez, hasta que de repente, una despampanante mujer apareció en su calle, una melena casi perfecta, morena, unos ojos azules expectaculares, un cuerpo de escándalo, y esos labios pidiendo a gritos un beso, un beso de la boca de ese hombre que, a partir de esa tarde, jamás volvió a ser el hombre aburrido del porche.

sábado, 20 de febrero de 2010

A mí solían decirme que los amigos eran lo mejor que había en la Tierra, que sin los amigos de verdad no se podía vivir...

sábado, 13 de febrero de 2010

Esencial

Una vez me dijeron que diez cosas me llevaría a una isla desierta, si, ¡Diez!. Yo pensé que solo se pedían tres, y aún así me sobraban dos. Y esque siempre que me preguntaban tres cosas, la respuesta más o menos era la misma: "Solo me llevaria una, y tiene nombre y apellidos".
La gente se extrañaba, se quedaba flipando, ¿Cómo me iba a llevar solo una cosa a una isla desierta? ¡Qué tontería!...Pues no, esa "cosa" que me llevaría a una Isla desierta, se llama Eira Rivas de la Gala, ¿A qué mola el Nombre? A mi me gusta, al menos.
Ahora con esta pregunta de que diez cosas me llevaría a una Isla, me planteé muchas cosas, a saber que te puedes llevar a una Isla, ¿Verdad?. Pues bien, convencido contesté; -"Pues mira, me llevaría una sola cosa, me llevaría a la amiga más especial que tuve nunca, a la amiga perfecta, a la chica perfecta, me la llevaría a ella, a Eira Rivas de la Gala, y si me obligais a llevarme cuatro objetos para mí, y otros cinco para ella, y aunque te sorprenda esta respuesta, es así".-
Todos me miraban extrañados tras escuchar tan extraña respuesta, quizá sea una respuesta rara, extraña, pero quien me conozca a mi, y sobretodo quien la conozca a ella, sabrá el porque de esa respuesta.
Es mi tonta, y ahora estoy seguro, si algún día me proponen dar mi vida por salvar la suya, lo haría, no, no es coña. Sí joder, es genial, es fantástica ¿Vale? Fantástica!

La quiero, la quiero, la quiero, y es la mejor amiga que se puede tener en el Mundo Mundial, hasta cuando no hablas con ella.

viernes, 22 de enero de 2010

Un cuerpo de escándalo

¿Os gustan las rubias?
A mí me encantan las rubias, me encantan mucho más si tienen los ojos como ella, la tripita como ella, besan como ella, y te abrazan como ella. Ella es esa chica con un cuerpo de escándalo y la cara...la cara suficiente, pero a mi me gusta, me da ese "no se qué" que otras no me supieron dar jamás, me da esa fuerza para seguir cuando no tengo que hacer, que pensar, que sentir. Dicen que las rubias son tontas, que se rien por gilipolleces, que no tienen ni idea de la vida, y que su unico objetivo en la misma (La vida, si) es follar, follar con cualquier caballero que las ofrezca un poco de amor, pues con todo el respeto del Mundo les voy a decir: ¡Una mierda! Esta rubia mola, teníais que verla sonreir, dibujar un perrito aprovechando la nieve de un banco simplemente para hacerme sonreir una mala tarde por santander. No puedo decir que las rubias son geniales, pero ella es...ella es Sensacional.

Pd: Amigos, estoy curado de aquella enfermedad de nombre Lucia, estoy bien.

viernes, 15 de enero de 2010

Buen día

Después de asomarse a la ventana, el chico volvió a tararear esa cancion que siempre la tenía tan ligado a ella, y que, en realidad, le resultaba totalmente ridícula.
Él no era muy dado a la limpieza, pero la tristeza que por dentro llevaba le hacía cojer cualquier balleta y ponerse a limpiar el más minimo resquicio de polvo que veía sobre la cómoda de la sala de estar.
Se sentaba y encendía la radio, que tenía talladas sus iniciales en el borde, al lado de la ruedita del volumen. LFG, rezaba la vieja radio que, la verdad, sonaba distorsionada, y mal, muy mal, pero no hacía más que recordarle un pasado…lleno de malos días, pero que al final, era su pasado.
Calentó su tacita de café, como todas las noches y, mientras subía las escaleras volvía a tararear la canción ridícula, su canción, la que le hacia recordar el amor de su vida.
Abrió la puerta de la habitación, en ella le esperaba su despampanante mujer, una pobre ilusa creyente de que ella era el amor de su vida.

Y esa crueldad…¿De dónde le había salido?

miércoles, 6 de enero de 2010

Final

Era una tarde fría. Las calles congeladas, los animales refugiados en cualquier lugar del barrio, nadie caminaba por la calle, nadie excepto él. Eusebio caminaba despacio por la acera del barrio sin luz arrastrado, mayormente, por un fuerte viento que hacía imposible un paseo tranquilo y que había destrozado por completo el paraguas del joven Eusebio. Eso sí, ni el viento, ni el frío, ni aquel aguacero que caía sin parar del oscuro cielo de la ciudad, impedían a Eusebio pensar en ella, en esa chica normal, con sus defectos, con todo eso que la hacía idiota, pero que le hacia volar, sentirse el hombre más feliz del Mundo cada vez que ella le dedicaba una sonrisa, una palabra, cualquier cosa.
Mientras Eusebio caminaba (Como podía, dadas las condiciones) se iba dando cuenta de que en realidad esa chica no le hacia feliz, de hecho para nada él era feliz. Eusebio sufría cada noche pensando en las historias que Lucia se podía montar con cualquier otro chico, en los malos rollos que a veces tenían… y siempre sufriendo, a pesar de Lucia llamarle paranoico, histérico… pero Eusebio tenia razón, y él tenía claro que sobraba. Pero… ¿Qué hacer?, ¿Cómo actuar ante la niña que le tenía loco?
Eusebio se hartaba de todo, siempre haciéndose el duro ante la niña para quedar bien, pero llegó ese día, y no pudo más.
Mientras Eusebio caminaba entre viento, lluvia y frío veía acercándose una personita pequeña, parecía que paseaba un perro. Al acercarse, ambos se dieron cuenta de quienes eran el uno y el otro.
Lucia intentó acercarse más aprisa a Eusebio, pero este rápidamente se dio la vuelta y comenzó a andar rápido hacia el otro lado. Lucía lo siguió, lo siguió 100, 200, 300 metros, hasta que le alcanzó. Eusebio se hacía el tonto cuando Lucía le preguntó que le pasaba, pero Eusebio confesó, Eusebio se tiró media hora hablando mientras Lucia (Y su perrito, encantador, por cierto) escuchaba.
Cuándo Eusebio terminó, Lucia no tuvo nada que decirle, nada más y nada menos, que lo de siempre, solo amistad.
Eusebio, harto, se fue sin decir adiós, y jamás reapareció.


Un triste final para una historia bonita…pero triste a su vez.