lunes, 14 de diciembre de 2009

El dia.

Hacía frio. Ella se acercaba dando diminutos pasitos en la nieve, de blanco, abrigada, muy abrigada. Lentamente llegó a mí, agarro mi dedo índice y terminó el trayecto con un beso de esos que te dejan sin saliba, seco, pero con ganas de más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario