martes, 1 de diciembre de 2009

¿Alguna vez habéis intentado dejar la mente en blanco para no pensar en algo que, en verdad queréis recordar siempre? Es imposible, y os hablaré de ella una vez más.
Si duda la causante de este blog, ella era rara, esa chica distinta a la que yo siempre heché el ojo y nunca tuve el valor de saludar, experta en hacerme llorar, sentir cosas que jamás había sentido y tambien hacerme delirar. Si, deliraba. Me volvía loco. Era estar con ella y temblar, volverme majara, sufrir, disfrutar, sentir el Mundo a mis pies, y a la vez ver como poquito a poco este mismo se me hechaba encima. Jamás me dejarían mis grandes amigos y amigas llorar por amor, pero yo no lloraba por amor, yo lloraba de desesperación, de verdadera PENA, yo no lloraba por una tonteria, ella no era una tonteria. Este texto está siendo una locura, sin sentido, no hay fundamento.
Solo sé una cosa: No me digan que olvide lo pasado, antes morir a olvidar esos momentos.


Posdata: Se busca corazón

No hay comentarios:

Publicar un comentario