miércoles, 30 de diciembre de 2009

Idioteces.

Ya con todo, hay fórmulas interesantes que surgen con la experiencia pero que aún son imposibles de resolver. Por ejemplo: ¿masturbación a los diez años te hace un inventor?, o ¿jugar Botella Borracha a los doce te asegura tu primer beso?, o ¿una camisita bien planchada en una fiesta a los catorce te asegura gustarle a alguien? ¿Cartitas a los quince te aseguran una novia? ¿Cigarros a los diecisiete te aseguran SEXO? ¿Ser extraño y distinto, pero a la moda, a los dieciocho te aseguran sexo? ¿Ser tú a los veinte te asegura que alguien va a despertar contigo en la mañana? ¿Querer a alguien a los veintitrés te asegura que no será una eternidad tediosa lo que te demores en llevarla a su casa después de haber tenido sexo? ¿Cederle el lado seco de la cama para dormir a los veintiséis te asegura que te querrá más mañana? ¿Sexo con la misma mujer a los treinta y cinco te asegura más sexo? ¿Dejar de ver un partido de fútbol a los cuarenta te asegura que ella acceda a traer a una amiga a la cama? ¿Un buen puesto en la oficina a los cincuenta te asegura sexo con la secretaria? ¿Una vida sana te asegura tener fuerzas para el sexo -entiéndase potencia- a los setenta? ¿Tus nietos te admirarán por haber tenido muchas experiencias de catre? ¿Educaré a mis nietos sobre lo importante de los ‘antes’ y los ‘después’ y mandaré a la mierda en sí al sexo? Son en sí, pequeñas dudas que nacen sobre la marcha, y con las que tendré que seguir viviendo y haciendo papelones, pues parece, que tenemos una cultura en la que a todos nos encanta burlarnos de los detalles sublimes del que metió la pata.

domingo, 27 de diciembre de 2009

No cabe en mí la imposibilidad.

La real academia define la palabra imposible como algo que no tiene facultad ni medios para llegar a ser o suceder, y define improbable como algo inverosímil, que no se funda una razón prudente, puestos a escoger a mi me gusta mas la improbabilidad que la imposibilidad, como a todo el mundo supongo, la improbabilidad duele menos y deja un resquicio a la esperanza, a la épica…

Que David ganara a Goliat era improbable pero sucedió, un afroamericano habitando la casa blanca era improbable pero sucedió, que los barón rojo volvieran a tocar juntos era improbable pero también sucedió, Nadal desbancando del numero uno a Federer, una periodista convertida en princesa, el 12-1 contra Malta, el amor, las relaciones, los sentimientos, no se fundan en una razón prudente por eso no me gusta hablar de amores imposibles, sino de amores improbables, porque lo improbable es por definición, probable. Lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar…y mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo.

viernes, 25 de diciembre de 2009

(L)

-Veo veo.
+¿Qué ves?
-Tengo los ojos cerrados.
+Entonces no ves nada...
-Bueno, pues...pienso pienso.
+¿ Pienso pienso?
-Si, es lo mismo, solo adivina en lo que pienso.
+Es fácil, piensas en mí
-Nah..
+Si, si piensas en mí
-No, no exactamente.
+Bueno, pues nose...¿En qué?, dimeló.
-Pienso y cuento las horas que quedan para que estemos juntos.
+Horas? Es improbable que tu y yo estemos juntos.
-Si, horas. Me quieres.
+Nosé..
-Me quieres.
+Te amo.
-Eso lo sé hace tiempo.
+¿Entonces?
-Te ha costado 6 meses y 3 días decirmelo, y llevabas al menos uno muriendote por decirlo. ¿Por qué?
+Tengo miedo, y si... no sé, ¿te hago daño? y ¿si sale mal?
-Nada puede salir mal. Eres mi vida, se de sobra que yo no soy la tuya, pero tu si eres la mía, tu me quieres, me quieres demasiado para hacerlo mal, yo sé que tu vas a saber controlar esto, y yo me veo obligado a hacerlo, ¿Qué miedo hay? Adelante.
+Déjame besarte
..........................
+Déjame volver a besarte.
-No me sueltes nunca.
-Jamás

martes, 22 de diciembre de 2009

Es la princesa más bonita.

Martes 22 de Diciembre, me levanto. Unos segundos después de levantarme, y tras ponerme la bata para tomarme una buena ducha y entrar en calor, me asomo por la ventana. Todo está congelado. Abro la puerta y, procurando hacer el mínimo ruido posible me dispongo a bajar las escaleras y ducharme, una vez duchado, tomar mi desayuno y vestirme, marcho hacia el instituto, sin muchas ganas, el frío se convierte en el protagonista del día. Era un mal día. El frío, las notas, esa sensación de soledad… Todo parecía negativo, algún que otro roce negativo con gente de la clase, estaba pagando con todos lo que solo una persona me había hecho, y quizá ni siquiera esa persona lo hizo queriendo, yo que sé.
Sigo, la cosa es que era un mal día, malísimo, se acercaba la última hora, en la cual mi depresión se iba a multiplicar por dos millones, ¡malditas notas!
Pero no, el día ha sido perfecto, y os cuento.
Segundo recreo, 12:25 me bajo a jugar un partido, sin muchas ganas, y olvidándo algo importante, pero ese algo importante apareció 3 minutos después. Interrumpí mi participación en el fútbol (Cosa que quienes me conocen saben que pocas veces hago.) y me fui, ese “algo” importante me esperaba. Teníais que verla. Iba preciosa, destacaba, bajita si, pero es la princesa más linda que jamás conocí, de hecho es la única princesa que jamás conocí.
Hablamos de tonterías, me llegó a decir que estaba ridículo, de hecho lo estaba con un gorrito de papa noel con estrellitas que se encendían y apagaban, al más puro estilo burdel. Os juro, que si por mi fuese…ese recreo JAMÁS habría terminado.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Carita sonriente.

Eusebio sacó la basura como todas las noches y se disponía a volver a casa, cuando encontró en el suelo un extraño papel, arrugado, algo mojado por el rocío de la noche.
No se entendía muy bien lo que rezaba la carta, solamente podía leerse, y a duras penas:
-“…y por fín me he dado cuenta, atentamente: Tu futura novia”-.
Eusebio se extrañó. A sus dieciséis años lo que en ese calado y arrugado “papelucho” estaba escrito era lo más bonito que le habían dicho nunca, pero..¿Quién lo había escrito? Y, ¿Cuánto llevaba ahí ese “papelucho”?. Eusebio dobló el papel y se metió en su casa. Rápidamente y sin mediar palabra con nadie, se sentó en su cama, abrió el portátil, y se puso a buscar. Necesitaba encontrar a la autora de esa brillante carta, y preguntarla que ponía en el resto de la carta, y quien era…Tenía tantas cosas que preguntarla, que no sabía como iba a empezar.
De repente, y tras varios minutos preguntando a todas sus amigas, a todo el Mundo, su móvil sonó. Era un número extraño, muchas cifras repetidas, pero Eusebio no dudo en contestar.
Eusebio contestó con timidez, sin saber, ni, tan siquiera inmaginarse quien le podría estar llamando. Una dulce voz, sin tan siquiera saludar, empezó a hablar y. curiosamente, tras cerca de un minuto hablando, terminó con esa única frase entendible en el “papelucho” de la calle.
Eusebio sonrió y solo supo contestar con una sonrisa, sonrisa que, a pesar de la bonita historia, era lo único que Eusebio le pudo decir a esa chica que…a pesar de estar locamente enamorada de Eusebio, no quiso aprovechar ninguna oportunidad más.
Hoy, Eusebio sigue triste, pensando en la chica del “papelucho”, y aún sigue guardando esa carta que, sin duda alguna, le hizo soñar, y cada vez que sale a tirar la basura, recuerda esa dulce voz, una dulce voz, que le vigila, y que pronto estará con el, haciendo de su vida algo perfecto, haciendo su sueño REALIDAD.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Ella hablaba de felicidad

Llegaron las 17:00 y yo me dispuse a tocar con mi guitarra la cancion de siempre, la que siempre me recordaba a ella. Parecía un día normal, sin mucho que contar, mientras tocaba la canción, recordaba esas manías de la pequeña Lucia. Todo el Mundo puede morderse las uñas, tocarse el pelo y sonreir, pero no de la forma en que ella lo hacía, ella lo hacía acompañandolo siempre juntando acertadamente una serie de palabras que me hacían enloquecer. Hoy, como cada tarde, me he puesto a tocar de nuevo esa canción, que durante cinco días, preso, seguramente de mis miedos, no he podido tocar.
Un consejo, Jamás dejéis de guiaros por vuestros sentimientos, ellos siempre tienen la razón.

Posdata: Te quiero

lunes, 14 de diciembre de 2009

El dia.

Hacía frio. Ella se acercaba dando diminutos pasitos en la nieve, de blanco, abrigada, muy abrigada. Lentamente llegó a mí, agarro mi dedo índice y terminó el trayecto con un beso de esos que te dejan sin saliba, seco, pero con ganas de más.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Sientemé cerca

HABLAMÉ. Cuentamé historias tontas, aburridas, sin sentido, idiotas, historias en las cuales tú y yo seamos los protagonistas, me da igual si acabo muriendo, me da igual sufrir, llorar, ser el tonto de la historia, el friki, el antipático, el que pierde en el "juego" de esa historia, tu solo hablamé.
ROZAMÉ. Rozame con esos labios empapados en amor, en felicidad ,en lujuria, acaricia mi cara, mis brazos, cojemé de las manos, tu solo rozamé.
SIENTELÓ. Siente como mi alma se enfurece cada vez que te vas, cada vez que no estás, que me faltas, como mi corazón late catorce mil quinientas veces más cada vez que tu estás, como tiemblo cada vez que te noto cerca, tu solo sienteló
SÉ FELIZ.Haciendomelo pasar como un niño, como un bebe cuando sonrié, como a ese perro cuando le das su comida favorita. Sé feliz gritandome, encontrándome, buscándome, conmigo, sin mí. Tú solo sé feliz.

VUELA ALTO.Conmigo

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Tierra, mar, aire y VIDA

A veces te paras a pensar, la vida es bella, bonita, preciosa, si, es todo eso y quizá mucho más...pero tambien la vida necesita determinadas cosas para ser todo esto que os he dicho, y yo tengo claro que es lo que necesito, la necesito a ella. Si, ya sé que no la voy a tener, que jamás la conseguiré, que es todo demasiado imposible, pero sabéis una cosa? Me da igual. Vivo con el recuerdo de esas noches en vela pensando en ella, vivo con el recuerdo de esas conversaciones tontas, idiotas, infantiles con ella, conversaciones que aún están aquí, conmigo, pero ya nada es lo mismo, la vida cambia...y a mi no para de cambiarme para mal, siempre para mal. Y ¿sabéis lo bueno de que la vida no pare de girar para el lado malo? que algún día mi suerte cambiará, algún día mi vida llegará a ese tope de todo lo malo, y no podrá ir a peor, y es ahí cuando mi vida empezará a girar en el sentido en el cuál siempre tuvo que girar, hacia la verdadera FELICIDAD.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Pronto moriré.

La vi cerrar aquellos lindos ojos y lo comprendí todo. Me tumbe a su lado esperando una caricia que nunca llego. Se había ido y no conseguía alcanzarla.
Acaricié su dulce y pálida cara notando aquel frió que erizaba todo mi cuerpo. Le cerré aquellos ojos verdes mientras intentaba adaptar aquel rígido cuerpo al mio, bese su boca, buscando ese aliento que tiempo atrás me abrasaba y que hoy había desaparecido completamente.

Bajo un silencio que actuaba como testigo le susurre al oído: adiós querida mía, no desesperes, pronto llegara el día en el que volvamos a estar juntos.

jueves, 3 de diciembre de 2009

¿Grandes recuerdos?

Ella no soltaba mi mano, la agarraba como si fuese la ultima vez que ibamos a estar juntos, como si no quisiera que me fuese. Si soltaba mi mano, me bastaba con una mirada para que la volviese a agarrar aún más fuerte que primero, y acercar su cabezita a mi oido, y decirme que me quería, que era todo en su vida. Ella y yo teniamos esa compenetración que te hace saber lo que necesitas el uno del otro, que te hace saber lo que siente con solo esa mirada, ella tenía los ojos más bonitos del Mundo. OS engañaría si os digo que me sorprendió enamorarme asi de una chica con la que tantas pocas cosas tenía en común a priori...pero que poco a poco me fué descubriendo su verdadero yo, la chica imperfecta de la que me enamoré, amante del fútbol, amante de sus amigos, y sobretodo, y más importante, me amaba a mí.
No sé, es raro cuando ves que tienes algo tan...valioso cojido de la mano, y sabes de sobra que si lo intentas soltar te va a agarrar más fuerte para que no te vallas. No voy a decir que sus besos fuesen los mejores, las hay que besan mejor, pero sus labios fueron de esos que me hicieron sentir, de verdad sentir algo que jamás habia sentido, algo que me hizo sentir especial, genial, en el aire, me hizo volar.

Amigos, ella era genial.

martes, 1 de diciembre de 2009

¿Alguna vez habéis intentado dejar la mente en blanco para no pensar en algo que, en verdad queréis recordar siempre? Es imposible, y os hablaré de ella una vez más.
Si duda la causante de este blog, ella era rara, esa chica distinta a la que yo siempre heché el ojo y nunca tuve el valor de saludar, experta en hacerme llorar, sentir cosas que jamás había sentido y tambien hacerme delirar. Si, deliraba. Me volvía loco. Era estar con ella y temblar, volverme majara, sufrir, disfrutar, sentir el Mundo a mis pies, y a la vez ver como poquito a poco este mismo se me hechaba encima. Jamás me dejarían mis grandes amigos y amigas llorar por amor, pero yo no lloraba por amor, yo lloraba de desesperación, de verdadera PENA, yo no lloraba por una tonteria, ella no era una tonteria. Este texto está siendo una locura, sin sentido, no hay fundamento.
Solo sé una cosa: No me digan que olvide lo pasado, antes morir a olvidar esos momentos.


Posdata: Se busca corazón