martes, 17 de noviembre de 2009

Sin embargo,pronto comprobé que debía rendirme a la evidencia.Porque la vida era insípida y estaba vacía cuando no la tenía a ella delante,y porque cuando la veía no me cansaba de mirarla;no como a las otras,sino arrastrado por un impulso que podía mas que yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario