lunes, 9 de noviembre de 2009

Lo siento, pero amor.

Me suelen decir que ella es como todas, una más, e incluso que no me merece, pero ¿que más me da si me merece o no? Al fin y al cabo yo solo necesito estar a su lado, sentir su aliento al amanecer, al atardecer, al anochecer, al mediodia, a media tarde, a las 2, a las 3, a las 4...como si es a las 3:45 de la mañana en el polo norte y sin ropa. Ella es distinta, ella no es como todas, como vosotros os pensais. Ella es simpatica, lista, inteligente, amable, educada, guapa, sencilla, algo pícara y sabeis? rara, ella es demasiado rara, pero ya veis, por eso estoy escribiendo esto, porque es rara y me tiene loco, me tiene preso de cualquier cosa, me tiene loco. Bueno, os estoy mintiendo, ella no me tiene, de hecho, ella no quiere tenerme, veis como era lista e inteligente? Si la conociéseis os dariais cuenta de por qué la tengo tan por las nubes...de hecho, a veces intento inmaginarme una vida sin ella y...sabeis lo que es el vacío? la soledad? la tristeza? la amargura? Pues si, eso sería una vida sin ella, sin la dueña de ese perro de aguas, sin la hija de esa amable señorita de cuyo nombre no me apetece acordarme, de la dueña de mi, de mi vida, de la persona a la que en estos momentos amo, y creedme, amaré siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario