domingo, 22 de noviembre de 2009

Amores reñidos....

Despues de un tiempo pensando que escribir, he decidido y ya se que os voy a contar, os voy a contar la historia de un pequeño niño al que le daba igual sufrir, llorar, y pasarlo mal, muy mal por una chica, si, esa chica que todos tenemos en la mente cuando somos pequeños.
Este chico era un amante de la vida, odiaba pasarlo mal por amorios idiotas, tontos, y sin un claro destino, pero este amor no era idiota, ni tonto. A partir de hora, al niño le vamos a llamar Eusebio, nombre poco tipico, por si hay controversias.
Bien, Eusebio conocio a la niña de su vida en su instituto, sin querer, en un pasillo. Ninguno de los dos se inmaginaba lo que pasaría tiempo despues.
Eusebio y...llamemosla...Lucia, así, por decir un nombre bonito, hablaban mucho, pero lo que Lucía no se esperaba era lo que a Eusebio le iba a pasar, Eusebio, sin quererlo y poquito a poquito, se estaba enamorando de Lucia, lo cual a esta no se la pasaba ni por la cabeza.
Un día, Eusebio se decidio a hablar muy seriamente con Lucia, y tirando de indirectas, le hizo saber que su corazón empezaba a sentir, pero no a sufrir, hasta que a Eusebio el tema se le fue de las manos, Lucía se estaba convirtiendo en indispensable para él, y él, estaba empezando a hacer cosas que, sin estar enamorado jamás haría.
Lucía y Eusebio, comenzaban a tener esa...llamemoslé quimica, que muy poca gente tiene, la perfección de Lucia y la "desperfección" de Eusebio, empezaban a llevarse demasiado bien, y ambos sentian que no serían lo mismo el uno sin el otro, pero claro, Eusebio tenia claro el porqué de todo aquello, solo había un problema, Lucía no sabia el por qué de tanta compenetracion, tanta necesidad de tener siempre a Eusebio, ese hecharle en falta constantemente cuando no está, sufrir sin el, ser distinta sin "su" Eusebio.
Ahora Eusebio se va, sin Lucía hacer nada para pararle, un triste final para una historia...que quizá jamás tuvo que comenzar, o...quien sabe, quiza tuvo que seguir de otra manera.

Pd: Te quiero.

1 comentario:

  1. Hay historias q es mejor no empezar, y otras q por suerte o por desgracia terminan sin haber llegado a conseguir el resultado deseado.
    Lo bueno es saber cuando cortar a tiempo o a destiempo, pero cortar igualmente.
    C'est la vie.

    Granduyón^^

    ResponderEliminar